Blog / Aislar tu casa del frío
5 abril, 2016
Aislar tu casa del frío

Si eres una persona friolera, o simplemente, si vives en una zona en la que hace bastante frío el invierno no te gustará demasiado. Y más, si al comprobar la factura de la luz cada mes, ésta no para de subir y subir. Pero ¿cómo podemos hacer para mantener nuestro hogar calentito sin elevar la […]

Happy family at christmas time. Mother with her son in cozy sweaters standing near window

Si eres una persona friolera, o simplemente, si vives en una zona en la que hace bastante frío el invierno no te gustará demasiado. Y más, si al comprobar la factura de la luz cada mes, ésta no para de subir y subir. Pero ¿cómo podemos hacer para mantener nuestro hogar calentito sin elevar la temperatura de la calefacción hasta un precio que no podamos pagar?

El truco reside en tener una casa bien aislada del frío. Si conseguimos que no se escape nada del calor que tenemos almacenado y alejamos el frío exterior, podremos bajar unos grados nuestra calefacción sin notar los efectos. Obviamente no hace falta recordar que lo primero que debemos hacer es taparnos nosotros mismo. De nada sirve aislarlo todo si vamos en manga corta por casa. Así que, ¡coged el jersey gordito y empezad a aislar vuestro hogar!

Lo primero que debemos hacer es cubrir con burletes las rendijas que hay entre las puertas y las ventanas. Los burletes son unas tiras gruesas y autoadhesivas que sirven para proteger las juntas y evitar que se cuele aire entre ellas. Lo mismo sucede con el espacio que hay entre el suelo y la puerta, ahí podemos colocar unos zócalos aislantes y ya tendremos nuestras puertas protegidas.

Seguimos con el suelo, un truco bien fácil es simplemente colocar alfombras en el suelo. Dan sensación de calidez y evitan que el frío del suelo suba hacia nuestros pies. Con las ventanas la solución es un poco más cara, pero a largo plazo nos compensa. Cambiar los cristales por unos dobles mantendrá el calor resguardado en el interior. Y no podemos olvidarnos de bajar las persianas y correr las cortinas en cuanto se hace de noche para así evitar que nuestros cristales se enfríen y transmitan el frío al interior.

 

Otro truco sencillo y que puede ahorrarnos unos cuantos euros es tan simple como cerrar las puertas de las habitaciones, así el calor que ya tiene nuestro hogar junto con nuestro calor corporal estarán concentrados en un espacio pequeño y no tendrán que repartirse por toda la casa.

Articulos relacionados

Blog Selex - 3 febrero, 2016
Cuando empezamos a ver spots de cervezas por la televisión, escuchamos sus canciones pegadizas que luego te pasas el...
comedor tendencias en decoración 2017
Blog Selex - 2 enero, 2017
Si estas rebajas has aprovechado para dejar tu armario a punto, es hora de remangarse y vestir también tu...
Olla aranesa
Alteza Blog Recetas - 2 enero, 2017
En estos días de invierno nada resulta más apetecible a nuestro paladar que un buen plato de cuchara calentito....