Blog / El restaurante del Dr. Panda
23 marzo, 2016
El restaurante del Dr. Panda

    Nuestros móviles cada vez tienen más utilidades además de la estrictamente telefónica, se han convertido en pequeños ordenadores o smartphones. En muchas ocasiones nos descargamos aplicaciones divertidas para momentos de distracción con nuestros hijos, como cuando estamos realizando un viaje en transporte público, esperando en la consulta del médico o haciendo cola en algún […]

 

pandagran (1)

 

Nuestros móviles cada vez tienen más utilidades además de la estrictamente telefónica, se han convertido en pequeños ordenadores o smartphones. En muchas ocasiones nos descargamos aplicaciones divertidas para momentos de distracción con nuestros hijos, como cuando estamos realizando un viaje en transporte público, esperando en la consulta del médico o haciendo cola en algún comercio.

Esta vez os recomendamos el juego del Restaurante del Dr. Panda, un personaje que debe alimentar a sus amigos los animales y prepararles platos suculentos. Pero cuidado… ¡también deberá lavar los platos! A través de este juego interactivo nuestros hijos aprenderán nociones básicas de cocina y sobre las tareas domésticas en la cocina. Puedes visitar este vídeo promocional para hacerte una idea de sus posibilidades. ¡A disfrutar!

Hay una versión básica gratuita así como otra de pago, y además existe una versión para iPhone y otra para Android. El Dr. Panda posee más aplicaciones que tratan otros temas divertidos para los niños, búscalos en tu tienda virtual.

Categorías

Etiquetas

Síguenos en

Articulos relacionados

Tandy - 12 julio, 2018
No puede decirte con palabras que tiene calor, pero ellos también sufren las altas temperaturas. Descubre qué hacer para...
comedor tendencias en decoración 2017
Blog Selex - 2 enero, 2017
Si estas rebajas has aprovechado para dejar tu armario a punto, es hora de remangarse y vestir también tu...
Blog Selex - 3 febrero, 2016
Cuando empezamos a ver spots de cervezas por la televisión, escuchamos sus canciones pegadizas que luego te pasas el...