Blog / Cronoalimentación: adapta la dieta a tus ritmos biológicos
12 septiembre, 2020
Cronoalimentación: adapta la dieta a tus ritmos biológicos

Además de importar lo que comemos, influye cuándo lo ingerimos. Ajustando la nutrición a tus necesidades corporales, los beneficios se multiplican. Es la cronoalimentación. A partir de los años 80 comienzó a hablarse de cronoalimentación, una corriente que defiende que hay un momento ideal para comer cada cosa. Así, el reloj biológico personal es el […]

Además de importar lo que comemos, influye cuándo lo ingerimos. Ajustando la nutrición a tus necesidades corporales, los beneficios se multiplican. Es la cronoalimentación.

A partir de los años 80 comienzó a hablarse de cronoalimentación, una corriente que defiende que hay un momento ideal para comer cada cosa. Así, el reloj biológico personal es el que manda, ya que los alimentos impactarán de una forma u otra en el organismo, en función de la hora en la que sean ingeridos.

La influencia hormonal

Esta teoría defiende que los alimentos tienen un efecto directo sobre la segregación de hormonas que regulan el sueño, el hambre, los estados de vigilia… Por este motivo, controlando qué se toma en cada franja horaria, se puede aprovechar al máximo sus beneficios y ayudar al organismo en sus funciones básicas. Por ejemplo, si tomamos por la tarde alimentos ricos en triptófano, como el plátano, estaremos colaborando con nuestro reloj biológico para conciliar el sueño.

Cronoalimentación

 ¿Qué tomar a cada hora?

No es lo mismo ingerir los hidratos o las proteínas a una hora que a otra. Según la teoría de la crononutrición, cuando consumimos algo que no nos corresponde, según la hora, se asimila peor y, además, se favorecen los depósitos de grasa, con lo que es mucho más difícil adelgazar. Así, los hidratos de carbono y las grasas deberían tomarse o bien en el desayuno o en la comida del mediodía. La razón es porque en esos momentos es cuando más activación necesitamos y más gasto calórico se produce. Si la ingesta de calorías es más elevada en el desayuno que en la cena, hay una mayor pérdida de peso, un menor riesgo de desarrollar diabetes tipo 2 y una mayor saciedad durante toda la jornada.

 Con respecto el menú del mediodía es importante reseñar que, a igual cantidad de calorías totales ingeridas, almorzar a la 1 del mediodía favorece mucho más la pérdida de peso que hacerlo a una hora más tardía.

Por su parte, en la cena es cuando hay que servir platos ricos en proteínas, como las carnes, los huevos, el jamón, ya que estas ayudan a la reparación tisular (de los tejidos) del organismo, que se lleva a cabo fundamentalmente durante el periodo de descanso.

Si te ha gustado este artículo, seguro que te interesará este otro sobre la alimentación sostenible

Articulos relacionados

Decoración Navidad
Alteza Blog - 24 diciembre, 2019
¿Decoración Navidad? ¿La odias o te encanta? Aquí te dejamos algunas ideas de decoración de Navidad muy sencillas para...
Plantas para subir defensas
Alteza Blog - 9 enero, 2020
5 plantas que suben las defensas, nos ayudan a prevenir enfermedades y aliviarnos cuando las cogemos. Descúbrelas y empieza...
Blog - 23 septiembre, 2020
Las popularmente conocidas como defensas son las que nos protegen frente a virus, bacterias y otros patógenos que provocan...