Blog / ¡Mima tu cuerpo!
29 noviembre, 2018
¡Mima tu cuerpo!

El frío y el viento pueden provocar que nuestra piel se reseque más de lo habitual. La consecuencia será picor y tirantez. Por eso, con el invierno a la vuelta de la esquina, hay que tomar medidas extra. Reestructura la barrera cutánea con geles y cremas corporales ricos en ingredientes naturales. El viento, las frías […]

El frío y el viento pueden provocar que nuestra piel se reseque más de lo habitual. La consecuencia será picor y tirantez. Por eso, con el invierno a la vuelta de la esquina, hay que tomar medidas extra. Reestructura la barrera cutánea con geles y cremas corporales ricos en ingredientes naturales.

El viento, las frías temperaturas, la ropa pesada y la radiación UV en zonas de montaña secan aún más la piel. La razón es que el frío reduce la secreción de sebo, que contribuye a proteger la piel y frena la evaporación del agua. Además, la renovación de las células superficiales de la piel se acelera y los vasos sanguíneos se comprimen, provocando que los tejidos se oxigenen peor. La buena noticia es que los expertos aseguran que puedes nutrir tu piel con unas sencillas medidas.

¿Cómo rehidratar tu piel?

  • Bebe a menudo, sobre todo agua, para hidratarte bien por dentro.
  • Incluye en tu dieta ácidos grasos esenciales que la piel no produce y que permiten al organismo producir lípidos.
  • Mantén la temperatura de la casa a 20º C o menos y con un nivel de humedad saludable.
  • Usa protector solar antes de salir a la calle y abrígate bien si hace frío.
  • Evita exfoliar el cuerpo muy frecuentemente.
  • Opta por la ducha antes que el baño, y con agua templada mejor que caliente. Puedes disfrutar de tu bañera de vez en cuanto, aunque procura no estar mucho tiempo a remojo.
  • Usa productos suaves que no agredan la piel, como jabón líquido rico en lípidos.
  • Antes de salir de la ducha, aclara bien todo el cuerpo para asegurarte de que no quede resto alguno de jabón.
  • Sin perder tiempo, seca tu piel con una toalla, pero sin frotar. Es mejor hacerlo dando suaves golpecitos en las piernas, los brazos, el pecho… Una vez que hayas secado tu cuerpo con la toalla, hidrata la piel con remedios ricos en activos nutritivos y calmantes (cremas, leches o aceites). Así ayudarás a reparar la película hidrolipídica que cubre la epidermis. Debes incluir esta rutina en tu día a día, independientemente de cuál sea tu tipo de piel.

Con ingredientesnaturales

  • Aloe Vera. Es un ingrediente básico en muchos productos de cosmética natural por su efecto calmante, hidratante, regenerante, renovador, rejuvenecedor y bactericida.
  • Lavanda. Además de perfumar, es calmante, relajante y nos proporciona equilibrio, tanto físico, como emocional. Con efectos sedante, suavizantes y antibacteriano, cuida la piel.
  • Miel. Muy utilizada por sus propiedades nutrientes e hidratantes. Además, suaviza y corrige arrugas y es un excelente cicatrizante. También actúa de desinfectante natural y como bactericida y ayuda a restablecer al equilibrio dérmico que las agresiones alteran, provocando envejecimiento prematuro y sequedad.
  • Coco. Antibiótico y antimicrobiano natural, ayuda a proteger la piel de los daños ocasionados por los radicales libres y la mantiene joven gracias a que favorece la creación de colágeno y la elastina. Ideal para pieles sensibles o que padecen psoriasis o dermatitis atópica. Se absorbe rápido y ayuda a prevenir la piel irritada.
  • Vainilla. Su aroma dulzón provoca un bienestar inigualable y nos tranquiliza. Posee cualidades curativas que ayudan a la piel a relajarse y a prevenir el envejecimiento prematuro, sobre todo gracias a sus potentes virtudes antioxidantes.
  • Mora. Esta fruta, rica en vitaminas A, C y K y antioxidantes, hidrata, combate los radicales libres y renueva la piel, dejándola más elástica. Perfecta para pieles grasas.
  • Aceite de Argán. Muy rico en vitamina E y antioxidantes, protege la piel de las inclemencias del tiempo, la ayuda a recuperar su equilibrio, la calma, hidrata y ralentiza el envejecimiento causado por el sol. Es apto para todo tipo de pieles.
  • Almendras. Es uno de los frutos secos con mayor aporte de vitamina E, un antioxidante que protege la piel de las toxinas ambientales, y es un gran aliado contra el envejecimiento celular. Combate muy bien la sequedad cutánea de forma natural.
  • Aceite de oliva. Gracias a sus ácidos grasos naturales y a su aporte de vitaminas E y K, combate el envejecimiento prematuro de la piel: permite que se mantenga elástica y con apariencia suave y joven. Además favorece la reparación de heridas, marcas o cicatrices.
  • Rosa mosqueta. Los antioxidantes y vitaminas C y A de su aceite retrasan el envejecimiento prematuro y la aparición de arrugas. Suaviza la apariencia de las estrías y manchas, rehidrata y disminuye las cicatrices. Mejor si es de primera presión en frío.
  • Manteca de karité. Es un excelente regenerador celular de la piel de todo el cuerpo, rico en vitaminas A y E y minerales, que ayudan a equilibrar, hidratar y calmar la piel. Aporta una dosis extra de colágeno que sirve para aportar una gran flexibilidad cutánea, y combate así las arrugas o manchas.

Categorías

Últimas entradas

Síguenos en

Articulos relacionados

Perro mordiendo una zanahoria
Blog Perros Tandy - 2 enero, 2017
Aunque tratemos de mantener a nuestras mascotas a su dieta perruna a base de pienso y patés, cuando nos...
Tandy - 12 julio, 2018
No puede decirte con palabras que tiene calor, pero ellos también sufren las altas temperaturas. Descubre qué hacer para...
Blog Selex - 3 febrero, 2016
Cuando empezamos a ver spots de cervezas por la televisión, escuchamos sus canciones pegadizas que luego te pasas el...