Blog / ¿Le asustan los ruidos?
28 marzo, 2019
¿Le asustan los ruidos?

Es bastante habitual que los perros se sientan inquietos con los sonidos fuertes, como los petardos. No vas a poder controlarlos estas fiestas, pero sí ayudar a tu fiel amigo a sobrellevarlos. Por Karmen Pascual. Hay perros que llegan a tener auténtica fobia y terror a los ruidos: petardos, coches, motos, incluso un teléfono. La […]

Es bastante habitual que los perros se sientan inquietos con los sonidos fuertes, como los petardos. No vas a poder controlarlos estas fiestas, pero sí ayudar a tu fiel amigo a sobrellevarlos. Por Karmen Pascual.

Hay perros que llegan a tener auténtica fobia y terror a los ruidos: petardos, coches, motos, incluso un teléfono. La forma de responder ante el estrés que les genera pasa por quedarse paralizados, respirar agitadamente, jadear, temblar, ponerse a andar de un lado para otro sin parar o incluso echar a correr para intentar huir de algo que le provoca tanto miedo.

¿Por qué ese pánico?

Los perros son capaces de oír sonidos de alta frecuencia. Mientras los humanos captamos los sonidos de hasta 20.000 ciclos por segundo, los perros llegan a los 60.000. Esa es la razón de que ciertos ruidos estridentes y con mucha potencia les provocan inquietud. Lo normal es que se adapten desde cachorros a los ruidos presentes en su día a día, pero si se ha criado en un ambiente aislado y tranquilo, puede no estar habituado a ruidos como el de los petardos o los fuegos artificiales, tan habituales en las fiestas. Y el temor empeora si cada vez que escucha ese ruido lo asocia con una experiencia traumática. Otras veces, simplemente, es por el carácter asustadizo del perro, que se siente intimidado incluso en su casa: si hay muchas voces desconocidas, la música está muy alta o hay gritos. Por eso es aconsejable sacar a los cachorros cuanto antes de casa, para que sociabilicen y se acostumbren a los ruidos ambientales.

¿Cómo podemos ayudarle?

Para evitar que su fobia se convierta en algo crónico podemos:

    • Permitirle que se quede en su escondite cuando ante un ruido reaccione refugiándose bajo una cama, por ejemplo. Lo más adecuado es mantenerse tranquilo y que salga de su refugio cuando se convenza de que no hay peligro. Si se muestra relajado, incluso se le puede premiar con un snack.
    • No intentar calmarle cogiéndole en brazos o acariciándole. Al actuar así, lo único que logramos es reforzar su conducta de ansiedad.
    • No regañarle o castigarle porque ladra, está confuso o no para de ir de un lado a otro. Hay que mantenerse tranquilo, indiferente, hasta que se relaje.
    • Llevarle sujeto por la correa con firmeza en días de jaleo o en zonas donde es previsible la presencia de ruidos fuertes (como un parque infantil, o una calle de compras) para evitar que se asuste y eche a correr.
    • Consultar a un veterinario para que aconseje que es lo más conveniente para nuestro perro. Puede optar por recetarle algún medicamento para evitar que sufra en los días más duros, como las próximas fiestas. Pero también hay otras opciones, como la terapia de desensibilización para que deje de tener miedo a ciertos ruidos, precisamente exponiéndole a ellos. Pero ese es otro tema.

Articulos relacionados

Limpieza Maleta
Blog Selex - 3 febrero, 2016
Después de las vacaciones de verano y los días de relax y descanso, toca recoger todo el equipaje de...
Perro mordiendo una zanahoria
Blog Perros Tandy - 2 enero, 2017
Aunque tratemos de mantener a nuestras mascotas a su dieta perruna a base de pienso y patés, cuando nos...
comedor tendencias en decoración 2017
Blog Selex - 2 enero, 2017
Si estas rebajas has aprovechado para dejar tu armario a punto, es hora de remangarse y vestir también tu...